Juan Almaraz "Nito"

Nacido en 1985, su formación musical se forja en los conservatorios de Cádiz (su ciudad natal) y Córdoba, donde finaliza los estudios superiores de Flauta Travesera en 2008 en el CSM "Rafael Orozco". Amplía su carrera musical en Holanda, en el Conservatorium van Amsterdam y, posteriormente en la Academia Barenboim-Said de Sevilla.

Ha recibido clases de prestigiosos profesores y solistas en el ámbito de la Flauta clásica, tales como Wendela van Swol, Susana Recio, J.Carlos Chornet, Juan Ronda, Vicens Prats o Marieke Schneemann.

Paralelamente, desde temprana edad desarrolla un fuerte interés por la música folk de los llamados "territorios celtas", lo cual le lleva a aprender la técnica propia de la flauta irlandesa y los whistles. Curtido en cientos de Sessions, ha formado parte de diversos proyectos como Llonxana o Shymen antes de incorporarse a Stolen Notes en 2009.


Tanto en Clásica como en Folk ha actuado en numerosas salas y festivales de España y el extranjero, destacando una gira por China en 2011.
Actualmente trabaja como profesor de Flauta en el Conservatorio Profesional de Música "Muñoz Molleda" de La Línea, al conseguir una plaza por concurso-oposición de la Junta de Andalucía en 2010.


Juan Jiménez Almaraz

Flauta Irlandesa

Las flautas que se usan en música irlandesa se originaron a finales del s. XVIII, principios de XIX en Inglaterra y Alemania principalmente, por lo que se las conoce también con el nombre de flautas románticas. A principios del s. XIX, constructores como "Pratten" y "Ruddall & Rose" desarrollaron en Inglaterra la flauta de madera con ocho llaves que fue muy famosa en la época, existiendo obras de Beethoven o Shubert escritas expresamente para ella. Flautistas como "Charles Nicholson" y posteriormente otros como el español afincado en Inglaterra "Jose Mª del Carmen Ribas" (sustituto de Nicholson tras su muerte) aplicaron modificaciones para mejorar el rango de la musicalidad del instrumento. Hacia mediados del s.XIX "Theobald Boehm" desarrollo una flauta diferente, primero de madera y posteriormente de metal, con un sistema de llaves más complejo, que aunque al principio no tuvo mucho éxito finalmente terminó por desplazar a las flautas de ocho llaves. Estas últimas vieron reducida su demanda y su precio bajó hasta el punto de venderse en los mercados callejeros. Los músicos irlandeses las rescataron adaptandolas para su música por lo que hoy en día también se las conoce como flautas irlandesas.